Facebook pq
Economía de Hoy
  • 18 dic 2014

Cómo invertir mejor, y no más, en Educación

Por Matthieu Laville, Sales Manager para Sur de Europa de PolyVision.

29 febrero 2012

La actual crisis económica ha traído consigo una abultada y variada lista de problemas que, sin embargo, comparten un denominador común: necesitamos gastar menos, pero sin dejar de ofrecer los mejores servicios. En materia educativa, no podemos olvidarnos de perseguir el mejor futuro para nuestros niños y jóvenes.

En un entorno de agotamiento de los viejos modelos productivos y falta de competitividad de las industrias europeas frente a los países emergentes, la innovación se posiciona como la única vía de escape; para ello, es fundamental contar con una Educación puntera y actualizada en materia tecnológica.

Es habitual pensar que a mayor nivel de gasto, mayor calidad educativa, pero esta no es una ecuación que se cumpla siempre. Por ejemplo, el informe PISA ejecutado entre los años 2002 y 2006, donde se desgrana el presupuesto que cada país participante destinó a Educación, refleja que la relación entre porcentaje de gasto público y el puesto obtenido no fue siempre proporcional. España (con un 11% de inversión pública, y un mediocre puesto 30º) figuraba en el rango de gasto de países como Holanda (11,2%), Alemania (9,8%) o incluso Japón (9,8%), pero no así de resultados; éstos últimos quedaron en 9º, 12º y 6º lugar, respectivamente. Por tanto, la clave no está en gastar más, sino mejor.

No vamos a analizar aquí qué gastos educativos generales serían imprescindibles y cuáles superfluos, pero sí podemos afirmar que las nuevas tecnologías han entrado plenamente en nuestras vidas y la de nuestros hijos, y han venido para quedarse. Sería un error negar a nuestros jóvenes el dominio de unas herramientas que van a suponer el día a día de su futuro en el mercado laboral.

La inversión en herramientas educativas digitales se ha convertido en una verdadera necesidad; aquéllas han pasado a ser tan esenciales como lo fueron los lápices y cuadernos, pizarra y tizas en anteriores generaciones. En concreto, las pizarras digitales son ya una realidad en cada vez más centros educativos españoles y la primera característica de la que debemos preocuparnos es la durabilidad. Una pizarra digital puede y debe durar toda la vida del centro escolar.

Otro punto fuerte que debe superar toda pizarra digital que se precie ha de ser la compatibilidad en materia de software con otros dispositivos a los que pueda ser conectada a lo largo de su vida (ordenadores portátiles, proyectores...). Podemos contar con una buena pizarra interactiva, pero si sus programas sólo funcionan bajo sistemas cerrados, la capacidad de actuación del docente en el aula quedará enormemente limitada. Por el contrario, una plataforma abierta, que admita cualquier sistema operativo, aplicaciones y banco de datos nos liberará de futuros quebraderos de cabeza.

La polivalencia de uso es otro aspecto fundamental que debe ofrecer toda pizarra interactiva. Es cierto que debemos apostar por las nuevas tecnologías, pero a paso seguro; muchos profesores siguen viendo con recelo la entrada de estos inventos modernos en sus aulas. Con mucha probabilidad, una pizarra digital polivalente, que admita tanto rotulador tradicional como digital, despertará menos reticencias que una exclusivamente táctil.

En esta época divergente en materia política y económica, de lo que se trata es de dejar a un lado las diferencias ideológicas y centrarse en hacer compras inteligentes, emplear el mayor o menor presupuesto del que se disponga de la forma más efectiva y eficiente posible, con la vista siempre puesta en la educación de nuestras generaciones jóvenes; en definitiva, nuestro futuro.


OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.economiadehoy.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.economiadehoy.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.